Empresas

Colbún S.A.

Colbún S.A. es una empresa productora de electricidad chilena, creada a partir de las centrales hidroeléctricas de Colbún y Machicura de Endesa en 1986 y traspasada como empresa filial de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO). En 1997, CORFO vendió 37,5% de su participación y en marzo de 1997, fue privatizada completamente. Sus accionistas principales son Minera Valparaíso S.A., del Grupo Matte (34,97%) y Electropacífico Inversiones Ltda. (28,60%). En 2013, le compra a Endesa la central hidroeléctrica Canutillar. Posteriormente, absorbe la Hidroeléctrica Cenelca S.A. propietaria de Hidroeléctrica Guardia Vieja S.A. y Cenelca S.A. (2005) pasando estas dos últimas a ser filiales.

Trabajadores

1084

Sector Industrial

Energía y Combustible

Colbún

Casos 2017

Caso 1: Arboretum de Angostura

En 2017, el Parque Angostura ligado a la Central Angostura, abrió oficialmente al público su Arboretum, un nuevo centro botánico con 4,2 hectáreas dedicadas a la conservación de la flora local y al cuidado del medioambiente, que corresponde a uno de los compromisos adoptados por Colbún en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) de dicha central hidroeléctrica. Ubicado en la ribera sur del Río Biobío (a la altura de la comuna de Quilaco), el Arboretum cuenta con un sendero interpretativo de 350 metros, en el que es posible encontrar diversas especies nativas tales como el Coihue, Guindo Santo, Pitra, Roble, Raulí, Ciprés de la Cordillera y Corcolén, entre otras. Actualmente, existen cerca de 2.000 ejemplares de estas especies plantadas en este nuevo espacio. El lugar cuenta también con cuatro estaciones temáticas: agua, suelo, reciclaje y panorámica. Estas estaciones, tienen un foco educativo donde se muestra a los visitantes cómo hacer un colector de aguas lluvia y un espiral de hierbas medicinales, además de entregar conocimientos para la separación de residuos domiciliarios y realización de compostaje. Solo en el periodo 2017, el Arboretum recibió cerca de 1.400 visitas, con lo que busca convertirse en un aporte a la educación ambiental y a la biodiversidad de la zona, mientras consolida la oferta turística que Colbún ha levantado en torno a su Central Hidroeléctrica Angostura.

Caso 2: Centros de emprendimiento

Colbún opera dos centros de emprendimiento en alianza con Acción Emprendedora. Ubicados en las comunas de Coronel y de Santa Bárbara, Región del Biobío, se focalizan en capacitaciones y talleres en apoyo de nuevos emprendimientos y/o el crecimiento de otros, a través de la formalización, la incubación y apalancamiento de recursos. El centro de emprendimiento de Santa Bárbara y Quilaco, opera desde 2012 y centra su labor en dichas comunas, además de las de Antuco, Quilleco y Cabrero. En 2017, brindó apoyo a 37 nuevos emprendimientos, sumando 346 desde que se abrió este centro; mientras que hubo 125 personas capacitadas, sumando 1.275 capacitaciones desde 2012. En Coronel, en tanto, en 2017 se asesoró a emprendedores y se realizó la sexta versión del capital semilla “Yo Emprendo en Coronel”, el cual se realiza en conjunto con Cidere Bío-Bío, Corcoronel, Acción Emprendedora y Colbún. Los proyectos beneficiados fueron 24, sumando ya cerca de 150 iniciativas apoyadas en los seis años de vida de la iniciativa.

Centros de emprendimiento

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Reporte 2017
Caso 3: Cuentas públicas

Como un ejercicio periódico de transparencia y vínculo directo con las comunidades que acogen sus centrales de generación, Colbún realiza desde 2013 un programa de cuentas públicas, el que gradualmente ha ido aumentando su cobertura territorial. Esta iniciativa, que partió en la comuna de Coronel, busca crear un espacio de diálogo directo entre la comunidad y Colbún, a fin de reportar el desempeño operacional, ambiental y social de cada central de la compañía, así como responder las dudas o inquietudes de autoridades y vecinos acerca de temas de interés. En este caso, participan por la empresa, el jefe de la central y su equipo.
Durante 2017, este programa de Colbún contempló 13 encuentros que cubrieron igual número de comunas, incluyendo Quillota -Complejo Nehuenco-; Coronel-Complejo Santa María-; Codegua y Mostazal-Central Candelaria-; Colbún y Yerbas Buenas-Complejo Colbún-; Santa Bárbara y Quilaco-Central Angostura-; Quilleco y Antuco-Centrales Rucúe y Quilleco-; Cochamó y Lago Chapo-Central Canutuillar-; y Curacaví-Central Carena-.
En todas estas instancias, participaron más de 500 personas, quienes tuvieron la oportunidad de conocer más sobre el quehacer de la compañía, en cuanto a generación eléctrica junto a aspectos relativos a la política de la empresa en materia de sustentabilidad y vinculación con el entorno.
Una innovación relevante introducida en 2017, fue la implementación de estaciones y paneles informativos en distintos puntos de cada central, a fin de presentar de manera práctica y didáctica, cómo Colbún gestiona el seguimiento ambiental de sus operaciones. Además, por primera vez, se aplicó una encuesta a los asistentes al final del encuentro, con el objeto de evaluar la actividad, levantar los temas prioritarios para los vecinos y detectar oportunidades de mejora. Aunque el número y tipo de asistentes varía según la comuna, en ellas suelen participar el alcalde, autoridades regionales, funcionarios municipales, dirigentes de juntas de vecinos y organizaciones funcionales, vecinos, proveedores y los propios trabajadores de la central. Todas las presentaciones realizadas se encuentran en la web de Colbún: https://www.colbun.cl/ documentos-de-interes/

Cuentas públicas

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Reporte 2017
Caso 4: Planta depuradora de agua en Nehuenco

La zona del río Aconcagua, que incluye la comuna de Quillota, en la región de Valparaíso, se ha visto afectada por un escenario de sequía en los últimos años, situación que ha relevado la importancia del buen uso del agua así como la incorporación de buenas prácticas y acciones innovadoras que promuevan la utilización eficiente y sustentable de dicho recurso. Entendiendo que la sostenibilidad es el negocio, y que un manejo sustentable significa también una mejor operación, Colbún ha trabajado desde hace varios años en su Complejo Termoeléctrico Nehuenco para asegurar un uso eficiente del agua. En este caso, la planta de osmosis inversa, es fruto de una gestión conjunta entre distintas unidades de la empresa, que tiene como principal foco el cuidado del agua a partir de una mirada innovadora. 

Las centrales termoeléctricas de ciclo combinado requieren de agua para la operación de todos sus sistemas, principalmente para refrigerar. En el caso del complejo Nehuenco, aproximadamente el 98% del agua que se utiliza se destina para este fin, la que se extrae desde una batería de pozos ubicada en el complejo. Con el objetivo de minimizar el uso del agua y asegurar la disponibilidad operacional durante periodos de escasez hídrica, Colbún puso en marcha esta planta depuradora basada en un sistema de tratamiento y purificación denominada técnicamente como Planta de Osmosis Inversa. Esta iniciativa, permite optimizar el agua utilizada en el proceso de enfriamiento de los ciclos combinados de las unidades 1 y 2 de Nehuenco, hasta en un 50% en periodos de estrechez hídrica, lo que equivale al agua potable que consumen 80 mil personas diariamente.  Es decir, la planta depuradora permite que Nehuenco opere de la misma forma, pero con la mitad de agua que consumía históricamente. La misma, demandó una inversión aproximada de USD 9 millones. Su construcción tomó 12 meses y quedó disponible para operación a principios de 2017.
Si bien esta tecnología ya se aplica en muchos ámbitos, es primera vez que se considera en el sistema de enfriamiento de ciclos combinados en Chile. De ahí, su condición innovadora dentro de la industria de generación de electricidad.

¿Cómo es posible este ahorro de agua?

La nueva planta purifica el agua extraída de los pozos de la central, eliminando partículas y minerales presentes en ella. Esto permite contar con agua más depurada, reduciendo así la cantidad de agua que se requiere para enfriar. Como una forma de eficiencia, el agua de refrigeración se usa la mayor cantidad de veces posible, es decir, se recircula, pero como parte natural de cualquier proceso de enfriamiento, parte del agua se evapora. Al usar agua purificada, se permite que la misma sea usada más veces, por lo que finalmente se utiliza menos agua durante este proceso. 

Caso 5: Uso eficiente de agua en centrales hidroeléctricas

Las bajas precipitaciones registradas en los últimos años en la zona centro-sur de Chile, han tenido un importante impacto en la disponibilidad del recurso hídrico para las distintas actividades económicas del país. En la situación actual, donde las energías renovables toman un papel cada vez más importante para reducir las emisiones de gases invernadero, es relevante que las centrales hidroeléctricas sean lo más eficientes posible en su proceso de generación.  Con este desafío en la mira, Colbún desarrolló un modelo matemático que distribuye óptimamente el recurso hídrico en las distintas unidades generadores a partir de sus respectivas curvas de eficiencia y considerando sus propias particularidades y desgaste acumulado. En 2017, se desarrolló y piloteó internamente el modelo para dos centrales del Complejo Aconcagua, obteniendo un aumento aproximado de un 2% en la generación de energía, utilizando la misma cantidad de agua. Además, al aumentar la energía hidroeléctrica inyectada al sistema, se reducen las toneladas de CO2e del sistema eléctrico. Para 2018, se espera terminar de instalar el modelo, con sus respectivas reglas operacionales en el Complejo Aconcagua y continuar integrando esta solución en otras centrales hidroeléctricas de la compañía.

Todos los casos

Casos 2017 Casos 2016

12. Producción y consumo responsables

Producción y consumo responsables

El consumo y la producción sostenible consisten en fomentar el uso eficiente de los recursos y la energía, la construcción de infraestructuras que no dañen el medio ambiente, la mejora del acceso a los servicios básicos y la creación de empleos ecológicos, justamente remunerados y con buenas condiciones laborales.  Todo ello se traduce en una mejor calidad de vida para todos y, además, ayuda a lograr planes generales de desarrollo, que rebajen costos económicos, ambientales y sociales, que aumenten la competitividad y que reduzcan la pobreza.

Conoce más sobre el ODS 12 aquí.

15. Vida de ecosistemas terrestres

Vida de ecosistemas terrestres

El 30.7% de la superficie terrestre está cubierta por bosques y estos, además de proporcionar seguridad alimentaria y refugio, son fundamentales para combatir el cambio climático, pues protegen la diversidad biológica y las viviendas de la población indígena. Al proteger los bosques, también podremos fortalecer la gestión de los recursos naturales y aumentar la productividad de la tierra.

Conoce más sobre el ODS 15 aquí.

8. Trabajo decente y crecimiento económico

Trabajo decente y crecimiento económico

Aproximadamente la mitad de la población mundial todavía vive con el equivalente a unos 2 dólares estadounidenses diarios, con una tasa mundial de desempleo del 5.7%, y en muchos lugares el hecho de tener un empleo no garantiza la capacidad para escapar de la pobreza. Debemos reflexionar sobre este progreso lento y desigual, y revisar nuestras políticas económicas y sociales destinadas a erradicar la pobreza.

Conoce más sobre el ODS 8 aquí.

16. Paz, justicia e instituciones sólidas

Paz, justicia e instituciones sólidas

Las amenazas de homicidio intencional, la violencia contra los niños, la trata de personas y la violencia sexual, son temas importantes que debe ser abordados para crear sociedades pacíficas e inclusivas. Allanan el camino para la provisión de acceso a la justicia para todos y para la construcción de instituciones efectivas y responsables en todos los niveles.

Conoce más del ODS 16 aquí.

6. Agua limpia y saneamiento

Agua limpia y saneamiento

El agua libre de impurezas y accesible para todos es parte esencial del mundo en que queremos vivir. Hay suficiente agua dulce en el planeta para lograr este sueño. Sin embargo, actualmente el reparto del agua no es el adecuado y para el año 2050 se espera que al menos un 25% de la población mundial viva en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce. La sequía afecta a algunos de los países más pobres del mundo, recrudece el hambre y la desnutrición.

Conoce más del ODS 6 aquí.